Nuestra visión

Para nosotros, la mejor manera de ayudar a estas comunidades y reducir la pobreza es invertir en una educación formal e informal, en colaboración con la comunidad. Cada uno, y especialmente los niños, deberían tener buenas condiciones de vida (espiritual, física, social y sanitaria) y deberían ser capaces de ejercer sus derechos.

Nuestra misión

A través de varios programas de educación y asistencia social, deseamos mejorar sus condiciones de vida y crear más oportunidades, especialmente para los jóvenes en situación de necesidad. Proporcionamos asistencia a la educación para los niños de preescolar y niños en edad de ir a la escuela, y gestionamos proyectos que benefician a las familias, su comunidad y al ambiente en el que viven.

Nuestros objetivos

Los niños con quien trabajamos sufren de una falta de atención y de modelos positivos, a veces tienen que trabajar y muchos se encuentran solos, o deben cuidar a sus hermanos y hermanas más pequeños.

Por lo tanto, los objetivos principales de nuestros proyectos son de darles ATENCIÓN, AFECTO, y PROTECCIÓN.

Pensamos que acciones pequeñas y simples pueden cambiar el comportamiento y mentalidad de los niños con los que trabajamos. La meta no es de cambiar totalmente su vida y su modo de vida pero más que todo asegurarse que reciben todo la atención, el afecto y la protección que merecen y que a menudo no tienen en casa. Por eso, nos aseguramos de:

  • Proporcionar un ambiente seguro por al menos una parte del día;
  • Eliminar la carga de la responsabilidad y permitir que los niños sean niños;
  • Enseñar y mostrar los valores en el seno de una sociedad sana;
  • Enseñar a los niños hábitos de higiene como lavarse las manos y cepillarse los dientes;
  • Apoyar y reforzar su educación formal para mejorar sus perspectivas de futuro.

Ver nuestra página “Actividades” para más información.