bl-map

La población en Bolivia
Según el INE (Instituto Nacional de Estadística del Estado Plurinacional de Bolivia) la población menor de 0 a 14 años constituye el 32,4% del total de habitantes, seguida del grupo de 30 a 59 años con el 31,4%, la población de 15 a 29 años representa el 27,2% y la población adulta es decir la de 60 o más años alcanza el 8,9%.

Niños, niñas, y adolescentes trabajadores en Bolivia
Según los resultados de las Encuestas de Hogares 2012, se estima que 17,5% de los niños, niñas y adolescentes realizan actividades de producción económica y/o labores domésticas Se evidencia que el trabajo infantil afecta más a los hombres (18,7%) que a las mujeres (16,4%), aumenta con la edad y se acentúa notablemente para los residentes en el área rural, donde 34 de cada 100 niños trabajan, mientras que en las ciudades son 7 de cada 100 niños los que trabajan.

Hablando en cifras, existe más de 100 mil niñas y niños trabajadores de entre siete y 12 años en 2012. Otros 289 mil son adolescentes entre 12 y 17 años, haciendo un total de 391.000 menores de 17 años que trabajan, muchas veces en oficios peligrosos, como ladrilleras, en obras de construcción e incluso en interior mina.

En abril del 2016 el ministro de Educación, Roberto Aguilar, informó que en el país existían más de 34.000 estudiantes (entre niños y adolescentes) “que trabajan, ganan un sueldo y estudian a la vez”. Sumado a ello, según la representante de la Unión de Niños y Niñas Adolescentes Trabajadores de Bolivia (UNATSBO), Lizeth Reina Castro, en Bolivia hay más de 34.000 niños trabajadores que no estudian.

Según datos de Unicef al 2014, el 58% de los niños trabajadores en Bolivia eran menores de 14 años y el 90% del trabajo de niños y niñas tenía un carácter informal.

Entre los hogares pobres las evidentes privaciones para la subsistencia familiar son la razón por la que los niños se ven obligados a insertarse en el mercado de trabajo a tan temprana edad. La normativa en Bolivia que regula y protege el trabajo infantil se basa en la Ley N° 548, el nuevo Código Niña, Niño y Adolescente promulgado el mes de julio del 2014. La norma mantiene la edad mínima para el trabajo adolescente a los 14 años de edad, pero se permite el trabajo infantil desde los 10 años. El trabajo infantil en estado es una realidad que tiene múltiples causas, siendo las más importantes la pobreza, ya que los menores se ven obligados a trabajar para tener una mejor calidad de vida.

Violencia sexual infantil
A nivel nacional, cada día 16 niños, niñas y adolescentes sufren algún tipo de agresión sexual. Bolivia supera las cifras mundiales de violencia sexual infantil y adolescente. Según la Red de Protección a la Niñez y Adolescencia (en 2016), el 8% de niños en el mundo sufre agresión sexual antes de cumplir 18 años, pero en Bolivia el porcentaje es de 23%.5

Niños y niñas en situación de calle
A nivel nacional, niñas, niños y adolescentes en situación de calle constituyen una población altamente vulnerable a una serie de riesgos como la explotación laboral, las drogas, el consumo de alcohol, violencia sexual comercial, entre otros; características propias de la vida en la calle y su condición de población marginada hace que esta vulnerabilidad se incremente constantemente.

En Bolivia son más de ocho mil niños que viven en situación de calle, según el Instituto Nacional de Estadística (INE) quienes realizan trabajos que los privan de la educación, la salud, el tiempo de ocio, y las libertades elementales.

Niños y niñas “institucionalizados”
Se entiende por niños, niñas y adolescentes “institucionalizados” a aquellos que viven en orfanatorios, albergues y hogares estatales o de instituciones privadas que les dan acogida. De acuerdo al último estudio realizado por la Unicef en Bolivia, aproximadamente de 20 a 32 mil menores de edad se encuentran refugiados en albergues, hogares y centros de acogida producto del abandono de sus padres.

Cualquier acción que puede ayudar a mejorar estas cifras dramáticas es importante.

Afortunadamente, USTED puede hacer una diferencia! Puede ayudar haciendo una donación o voluntariado.